Recomendaciones para presentarse a un concurso de fotografía

  • 12/abril/2022

Oriol Alamany, fotógrafo, miembro de la organización y jurado de MedFoto.

¿Cuál es la razón por la que alguien se presenta a un concurso de fotografía? ¿Para ganar el premio principal? ¿Para obtener un reconocimiento público? ¿Por la alegría de participar? Está claro que nadie se presenta para perder, pero tampoco es necesario que nos obsesionemos con los premios ni que consideremos un fracaso si no conseguimos ninguno.

Al fin y al cabo, es una actividad lúdica o competitiva, en la que puedes participar con otros aficionados a la fotografía. Lo que sí debes hacer, es preparar bien tu presentación y tener en cuenta algunos aspectos que ahora te detallo.

© Oriol Alamany

Estudiar las bases

Lo primordial si quieres presentarte a un concurso de fotografía, es estudiar bien sus bases. Es muy importante que te fijes en cuál es exactamente la finalidad del concurso y la temática que ha determinado la organización, así como las distintas categorías. No todos los concursos están abiertos a todo tipo de fotografías. Como fotógrafo que he formado parte de muchos jurados, puedo decir que tenido que eliminar un montón de imágenes que nada tenían que ver con la temática del concurso: fotos de macetas con geranios en un balcón en concursos de naturaleza salvaje, un retrato de la pareja presentado en una categoría de paisaje y cosas similares.

Cuanto más te centres en presentar imágenes que plasmen el sujeto solicitado, más posibilidades tienes de pasar a las fases finales de la selección. Por suerte, MedFoto es un certamen con una amplia gama de categorías (Desde la naturaleza salvaje, a las personas y sus oficios, los deportes, la fotografía subacuática…) y puedes presentar fotografías de temáticas muy distintas… eso sí, siempre que hayan sido realizadas en el mar Mediterráneo o en su litoral!

Hay que leer también con detalle los límites que fijados en cuanto a la manipulación digital de las imágenes que se presentan. Hoy en día es muy fácil retocar fotografías, de modo que la imagen final acaba alejándose en extremo de lo que el fotógrafo vivió en el momento de captarla. En MedFoto buscamos fotografías que nos muestren la realidad del entorno Mediterráneo y que transmitan la vivencia personal del autor, no algo fabricado a posteriori en un ordenador.

© Bernat Garrigós

Me sorprende cómo aunque las bases no permitan borrar o añadir un elemento a la imagen, o bien cambiar el cielo pegando unas nubes de otra fotografía diferente, por ejemplo, algunas personas presenten cosas de estas, creyendo que el jurado no lo descubrirá. Ésta es la razón principal por la que pedimos ver el archivo Raw original de la cámara antes de decidir cuáles serán las fotografías ganadoras.

Otro aspecto a considerar en un concurso es si realmente es bueno presentarse. Lamentablemente, hoy en día existen empresas, administraciones o entidades, que organizan este tipo de certámenes con el fin de conseguir un gran número de fotografías para sus archivos sin tener que pagar nada a sus autores. Y poder hacer un uso posterior, a veces, incluso lucrándose con ellas. Controla que el uso de tus imágenes quede restringido al concurso en sí: divulgación del certamen, realización de una exposición o edición de un libro estrictamente del concurso, etc. No sea que tus obras acaben publicadas en un opúsculo publicitario de una empresa, en la campaña de turismo de una localidad, o en un libro que no tenga nada que ver con la competición.

El abuso en este sentido ha sido tal, que existen varios colectivos que denuncian estas bases abusivas para los autores. Uno de ellos es el grupo de Facebook “Stop cláusulas abusivas a los fotógrafos” y, otro, la Comisión de Concursos de AEFONA, la Asociación Española de Fotógrafos de Naturaleza. Ésta realiza un laborioso trabajo en este sentido, valorando las bases de multitud de competiciones y concediendo su sello “Recomendado por AEFONA”, sólo a los concursos de fotografía relacionados con la naturaleza que tienen bases y premios que respetan el trabajo de los autores. En MedFoto somos respetuosos con los derechos de los participantes y contamos con este sello.

© Oriol Alamany

Escoger las fotografías

Una vez has decidido participar, empieza lo más entretenido: repasa tu archivo fotográfico y deja separadas en una carpeta en tu ordenador las fotografías que te parezcan mejores y más adecuadas a las bases del certamen. Deja descansar esta primera selección uno o dos días y, después, ve eliminando las que no sean técnicamente correctas y las menos originales o sorprendentes.

La autocrítica es uno de los pasos más difíciles a la hora de seleccionar fotografías propias para un concurso. A veces puede ir bien consultar con algún compañero/a, escuchar sus consejos, pero también haz un caso relativo: si hay alguna fotografía que realmente te gusta mucho, confía en ti mismo y preséntala igualmente, aunque te digan que no. ¡Quizás al jurado sí que le guste!

Si dispones de tiempo, también te puedes proponer crear algunas imágenes nuevas pensando en la temática específica del concurso: organizar alguna salida, especialmente para tomar fotos, puede ser una actividad muy satisfactoria.

Procura no esperar al último día para subir las fotografías a la web del concurso. Hoy en día todas presentaciones se hacen online y los servidores de los certámenes acaban yendo recargados la última jornada y pueden saturarse. Mejor no esperar a última hora y encontrarte con problemas técnicos.

© Oriol Alamany

¿Has ganado?

Todo aquel que envía fotografías a un concurso lo hace porque cree que tiene posibilidades de ganar. Y, a veces, cuando se entera del resultado final y ve las fotografías galardonadas, piensa que las suyas eran mejores. Puede que sí, pero piensa que el hecho de que una fotografía te haya costado mucho realizar o a ti te guste mucho, ¡No quiere decir necesariamente que sea buena o tenga que gustarles a un jurado!

Los jurados suelen ser un grupo de personas escogidas por el hecho de ser reconocidas o calificadas, buenas conocedoras del mundo de la imagen. En sus reuniones tienen en cuenta muchos parámetros distintos y, a menudo, la decisión final no es fácil. Una interioridad que quizá pueda sorprender, es que las imágenes galardonadas no siempre gustan por igual a todos sus miembros. A veces el veredicto es claro y unánime, pero la fotografía no es una ciencia exacta.

En algunos de los concursos en los que he participado como jurado, se han seleccionado o premiado imágenes que, en mi opinión, no merecían un galardón y, a veces, se han quedado en el tintero otras que sí. Así que, cuando un jurado está integrado por varios miembros (en el caso de MedFoto somos seis personas, entre fotógrafos y biólogos), es necesario debatir, argumentar, y también saber claudicar para llegar a un resultado negociado. Son cosas de la diferencia de opiniones, del consenso y la democracia.

Si llegada la fecha de entrega de los premios eres una de las personas galardonadas, ¡Felicidades! Tu fotografía es creativa, atractiva o muestra una historia interesante. Y si esta vez no lo eres, siéntete contento de haber participado, competido con compañeros de afición y ser miembro de MedFoto. Entonces mira bien las fotografías seleccionadas, disfrútalas, y ¡pruébalo de nuevo el año que viene!

¡Te esperamos en MedFoto 2022! Y 2023, 2024…